La electricidad. Nuestra vida.

Vivir ya es parte de ella. No existe nada que usemos que no dependa de esa energía.

Las velas, los candiles, el carbón, se utilizan como referentes atávicos o en otros menesteres. Yo no trabajamos a la luz de una vela, ya no alumbramos las casas encendiéndolas una por una sobre un piano, sobre manteles de gobelinos o sedas.

Y se fueron durmiendo los faroleros, las faroleras en historias y fábulas.

Pero ¿Somos conscientes de lo que ha cambiado la sociedad? Se habla de las costumbres, de los nuevos movimientos, de la ciencia y de las artes. De cantidad de artefactos que están ahí a nuestro alcance en la inconsciencia de lo que es por que es y sin sorpresas.

Encendemos una lámpara. Ponemos algo en el micro. Conectamos la tele o el ordenador . Paseamos con los últimos modelos de coches o somos turistas llevados por aviones, autobuses. Nos hospedamos en hoteles luminosos que cuentan con grandes cocinas, basadas en ese clic eléctrico y apresurado. Limpieza.

Intentan revisarnos, investigar y curarnos con extravagantes máquinas. Nos operan con enormes focos y observan nuestra sangre, cuyos valores increíblemente pasan a través de una maraña de cables, de chips.

Ya no miramos por el balcón las historias de la gente al pasar o al otro lado de una ventana, ahora es un balcón eléctrico-electrónico por donde transcurren los chismes de siempre.

Sobre la electricidad hay mucha documentación, fuentes de energía que nos hablan del tremendo desgaste, de los nexos inmensos, desde que se extrae hasta que llega al consumidor. Todo, hasta para encender una simple lámpara posada artísticamente sobre una mesilla. Hasta para la conducta, la psicología, las neuras, las fobias. El amor y el odio. La correspondencia. Las vivencias. Las experiencias. Las materias a nuestro alcance; la iluminación de los actos. Todo.

No posible hablar con coherencia y profundizar sobre cualquier tema, sin tenerla en cuenta. De lo contrario cualquier testimonio sería incompleto, deficiente, a medias.

Por lo tanto aquí dejo unos enlaces que no deberíamos obviar. Digo, para no estar siempre hablando por hablar. Para no ir dejando las premisas expresadas a ciegas.

Animaciones excelentes: Electricidad

Energía. Fuentes de energía: Recursos

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s