Abandono de perros. El cáncer de las vacaciones


Qué tiernos ¿Sí? Qué bien pueden sentirse… sin embargo hay unas personas en el anonimato que dejaron todo al azar. Nacieron y vaya a saber por qué maléfica o cómoda actitud los tiraron a la calle. Podían haber quedado en la indefensión absoluta. Pero a veces hay manos que no se retractan y se extienden y los dejan así, gorditos, tranquilos aunque saben que cargan con la soledad y el temor de no encontrar un hogar para ellos. Es así como pueden tener una segunda oportunidad, una oportunidad que generalmente no es posible porque las manos que acogen son muy escasas y los inconscientes, los egoístas, los inútiles egocéntricos demasiados.

Cada vez que hay vacaciones una gran cantidad de personas se deshacen de los “trastos” molestos para sentirse libres y poder disfrutar. No sienten remordimiento ni tristeza, directamente no sienten… Qué podemos esperar de tantos que son incapaces de sentir ¿Qué?

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s