Mi viaje

“Vuestros días caen uno tras otro sin que se perciba diferencia alguna entre ellos, por si mismos inanes al tiempo, inertes al sentimiento, dejáis que la vida transcurra como las olas de un embalse artificial, sin fuerza, sin sentido intrínseco, sin finalidad alguna, generadas por cualquier soplo de aire que coincida en ese momento.

Sois, los humanos, un círculo cerrado, un círculo vicioso, cúmulo de despropósitos que se encadenan en esa ristra de días sin sentido que llamáis vida, nacéis, morís, y al tiempo que transcurre entre ambos hechos lo llamáis vida. Os motiváis con la alternativa de una existencia posterior en algunos casos, en otros tratáis de estar ocultos para la sociedad y no generar daño alrededor de vosotros.

Pocos son los que se rebelan contra ese fluir inútil de vuestra existencia, sólo unos elegidos se rebelan contra una sociedad establecida sujeta a cánones marcados por unas directrices férreas y alienantes que transforman vuestra conciencia individual en una “de masa”, pensáis como un hormiguero, produciendo en sociedad, consumiendo lo que producís.

Me he cansado de intentar integrarme en vuestra humanidad, quizás por falta de éxito en mis tentativas, quizás por inadaptación por creación para otro fin; lo cierto es que he decidido seguir el camino de esos pocos inadaptados de entre los vuestros que buscan la recompensa durante el tiempo de su existencia. Opto por el derecho a vivir la vida sintiendo cada uno de sus minutos sin dejar espacio al desaliento, al abandono, elijo buscar mi propio destino y devorar con ansias cada uno de los momentos por llegar, arrollando cualquier obstáculo y llevando conmigo a quienes quieran compartir el éxito de vivir.

¿VIENES?”

Esta reflexión es de N6MCA42070 (Enlace aquí)

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Navidad musulmana y judía

La fecha 25 de diciembre sobre el nacimiento de Jesús se estableció para convertir a Romanos y paganos que festejaban el Sol y el solsticio de invierno (21 de diciembre) al cristianismo.
Es por eso que éste tiene a su vez cantidad de deidades greco-romanas.

Algunos musulmanes celebran la navidad ya que Jesús es considerado uno de sus profetas, pero no todo el islam, sería algo así como que en occidente los católicos festejaran San Antonio o Santa Teresa con cenas y pavos, etc.

Lo mismo sucede con los judíos, para los que Jesús es un rabino y no el hijo de Dios o el triunvirato de Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), eso lo consideran politeísmo.

Lo que se celebra en el Judaismo es la Januka (חֲנֻכָּה), pero no tiene nada que ver con la navidad. La januka (que dura 8 días) celebra el hecho de que en tiempos de los Seleucidas sucedió un milagro cuando los Judíos se rebelaron contra el mandato de que no se podía alabar a Dios y que tenían que ser paganos como ellos; es así como recuperaron el templo y al intentar encender el candelabro sólo había suficiente aceite para que quemara un día y se tardaba 8 días en preparar más. El milagro fue que el aceite siguió quemándose los 8 días y pudieron entonces hacer y poner nuevo al 9º día. Pero no tiene nada que ver con Jesús lo que pasa que tanto el calendario Judío como el Musulmán son lunares.

Las fechas de Januka no son siempre las mismas que en el calendario gregoriano, son siempre del 25 the Kislev al 2 de Tevet (nombres de meses del calendario lunar) y suelen sobreponerse muy seguido con la fecha de Navidad. Por ejemplo, en el año 2006 el último día de Januka fue el 25 de Diciembre.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Población humana del 2012

Población Humana 2012 from Miguel Schweiz on Vimeo.

He leído que ya vamos por los 7 billones… No toda la humanidad se reparte igual, pero son excesivas las zonas donde se han creado ya verdaderas plagas.

Muchos sabrán lo que es eso, demasiados, otros ni se lo imaginan.

Plagas atenazadas constantemente con el sentido de soledad. Una soledad que se vive sin ella, una suma de soledades en donde el horizonte es una raya humana.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La elegancia del Erizo

“No es que los incompetentes tengan un lugar bajo el sol, sino que no hay nada más difícil e injusto que la realidad humana: los hombres viven en un mundo donde lo que tiene poder son las palabras y no los actos, donde la competencia esencial es el dominio del lenguaje. Eso es terrible porque, en el fondo, somos primates programados para comer, dormir, reproducirnos, conquistar y asegurar nuestro territorio y aquellos más hábiles para todas esas tareas, aquellos entre nosotros que son más animales, ésos siempre se dejan engañar por los otros, los que tienen labia pero serían incapaces de defender su huerto, de traer un conejo para la cena y de procrear como es debido. Es un terrible agravio a nuestra naturaleza animal, una suerte de perversión, de contradicción profunda.”

La Elegancia del Erizo – Muriel Barbery

La Elegancia del Erizo (L’Élégance du hérisson) es la segunda novela de la escritora Muriel Barbery. Fue publicada en 2006 convirtiéndose en el éxito de la temporada con más de un millón de ejemplares vendidos.

La novela fue adaptada al cine en 2008 bajo el título “Le Hérisson” (El Erizo) dirigida por Mona Achache.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Salud y quiénes la atacan

Los laboratorios farmacéuticos inventan enfermedades transformando procesos naturales o etapas de la vida normales, como el envejecimiento, el embarazo, el parto, la infelicidad o la muerte en algo que debe recibir medicamentos. O sea que no se limitan a hacer publicidad de sus fármacos, sino que además promocionan las enfermedades a las que se dirigen.

La promoción de las enfermedades tiene por objetivo convertir a la gente sana en pacientes, convertir un proceso normal en un problema médico, por ejemplo, la caída del pelo, desperdiciando recursos enormes y causando en muchas ocasiones un daño secundario.

Existen varias formas de crearlas como ampliar el espectro de las enfermedades. Por ejemplo, si se reducen las cifras anormales de presión arterial, de un día para otro, muchas personas que un día estaban sanas amanecen convertidas en hipertensas, por lo que deben tomar medicamentos.

Otra vía es convertir los síntomas en un problema de salud, como ocurre con el colesterol: nadie se enferma del colesterol, porque es un factor de riesgo, pero lo tratan como si fuera eso, una enfermedad.

Una tercera táctica es convencer a la gente de que condiciones normales, como la menopausia o el embarazo, son patologías que hay que medicar. O sea que convertir problemas y situaciones comunes de la vida, como el envejecimiento, la timidez, la menopausia, la tristeza o la soledad, en enfermedades que pueden tratarse con fármacos es una de las argucias utilizadas por la industria farmacéutica para vender mejor sus productos.

Las estrategias de mercado que se utilizan suponen un reto global a los agentes interesados en salud pública. Al final no son sólo los médicos, sino los ciudadanos y los gobiernos los que demandarán también una respuesta global.

Es decir, es un negocio. Para cada droga inventan un mal. La industria farmacéutica gasta miles de millones de euros en actividades de promoción para que los médicos prescriban, las farmacias vendan y los sujetos consuman los productos que fabrica.

Tvmovies09



Psiquiatras de la muerte

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=30875763&server=vimeo.com&show_title=0&show_byline=0&show_portrait=0&color=00adef&fullscreen=1&autoplay=0&loop=0

La industria farmacéutica
Cómo se inventan enfermedades

La Mafia de la Medicina y la Farmacéutica

1

2

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Educación para el nuevo eón

Autor: Aleister Cromby and Witch

Cualquier persona reconoce la importancia de la educación, tanto que, como si fuera una especie de panacea social, se le suele tener como solución profunda a todos los problemas. De manera reduccionista y algo ingenua se cree que la solución educativa es simplemente matricular a todos los niños del mundo, darles alimento, acceso a la tecnología y luego permitirles estudiar en las “mejores universidades”. Esto casi se considera un bien universal. Pero en muchos casos esto es solo una manera sistemática de formar personas bien adaptadas al orden mundial, muchos de ellos autómatas que difícilmente encontrarán lo que son y harán lo que quieren.

Existe, sin embargo, otro paradigma, que no es nuevo pero que ha sido marginado por el poder, el de educar para desprogramarse de esta realidad colectiva enajenante con el fin de hacer que una persona pueda acercarse lo más posible a la totalidad de la expresión de su ser más íntimo. Lo que alguna vez dijo, a manera de mantra, el profesor de Harvard Tim Leary: tune in, turn on, drop out. A nosotros, los que hemos sido educados a la usanza formativa estándar, nos compete más desaprender, desconectarnos del sistema operativo de la cultura dominante; pero aquellos que vienen podrían tener el campo abierto para jugar y crear sin tener que pasar por todo un arduo proceso de decondicionamiento, liberando la energía del inconsciente para echar a volar la serpiente al cielo.

Fundamentalmente podemos decir que la educación debe de ser aquello que permita a una persona ser ella misma (“asistir al alma para expresarse a sí misma”, en palabras de Aleister Crowley). Para esto, entonces, lo principal es no imbuirle a los niños todas las improntas y patrones de pensamiento de nuestros padres (de nosotros) y del mundo en general (evidentemente es imposible mantener una tabula rasa, pero la clave está en saber limpiar el pizarrón y, si acaso, proveer los gises). Hacer esto no significa, ni mucho menos, criar un niño feral o implementar un libertinaje donde la personalidad fluya con el viento de las circunstancias sin ninguna intención. Significa cultivar las herramientas de la autonomía, de la autodeliberación, de la autodefinición: hay que primero ver y conocer el mundo para poder abandonarlo y así ser todo él.

En este sentido recurrimos a dos extraños maestros (uno de ellos acusado de satanismo y beber sangre de bebés) cuya sublime lucidez, aunque intermitente, puede constatarse precisamente en sus recomendaciones educativas. Aleister Crowley y Robert Anton Wilson tuvieron dos de las naturalezas más inquietas e inquietantes, listas siempre para explorar diferentes realidades (“túneles”, según las llamaba Wilson), lo cual, después del viaje permanente, los hizo llegar a un espacio esencialmente antidogmático, tanto como pocos en la historia del pensamiento humano (de manera análoga la filosofía griega nació del concurso de las diferentes visiones del mundo que otorgó el contacto con diferentes civilizaciones, en este caso fueron “realidades”). La visión y la experiencia vital de Crowley y de Anton Wilson coinciden en la importancia de explorar todas las realidades posibles sin casarse con ninguna: la más grande riqueza del viajero es atravesar el universo y regresar a casa sin ninguna posesión, sin ningún peso en la valija, para después poder fundar el propio imperio de la imaginación. Esta “creatividad” de sistemas de realidades se libera al darse cuenta de que todos los sistemas políticos, económicos, filosóficos, etc., que se le habían impuesto, no tienen ningún carácter absoluto, son solamente el conjunto de creencias y caprichos de una serie de personas que reemplazaron el mundo por su forma de ver el mundo. Pero dejemos a los maestros dictar el anti-sermón:

«Cada niño debe de desarrollar su propia individualidad y voluntad, sin considerar ideales ajenos […]. La educación es asistir al alma a expresarse a sí misma. Cada niño debe de ser presentado con todos los posibles problemas y se le debe permitir registrar sus propias reacciones; debe de ser enfrentado con todas las contingencias de turno hasta que logre sobreponerse a cada una. Su mente no debe ser influenciada, sino solamente expuesta a todo tipo de nutrición. Sus cualidades innatas harán que seleccione el alimento adecuado para su naturaleza. Respeta su individualidad. Preséntale la vida en todas sus manifestaciones para que la inspeccione, sin comentarla. Desde la infancia, los niños deben encarar los hechos, sin explicaciones adulteradas. Deja que actúen y piensen por sí mismos; deja que su integridad innata se inicie a sí misma. Haz que exploren todos los misterios de la vida, que se sobrepongan a sus peligros. El engaño y el miedo son sus únicos enemigos. Deja que sean testigos del nacimiento, el matrimonio y la muerte; deja que escuchen poesía, filosofía e historia; llama al aprendizaje pero no a la expresión articulada. Haz que enfrenten desfiladeros, olas, animales, encontrando su propia fórmula de conquista. Confía en la verdad en ellos sin descanso, con cuidado solo en hacer su amplitud comprensible; confía en que la usen […] Deja que los niños se eduquen a sí mismos a ser ellos mismos. Aquellos que los entrenan en estándares los lisian y deforman. Los ideales ajenos imponen perversiones parásitas. Cada niño es una Esfinge: nadie sabe su secreto más que ella misma».

”Every child is absolute.

Dare not bias it or bind!

Give the seed fair play to shoot!

At maturity its mind

Shall perfect its proper fruit,

Self-determined, self-designed!”

[“Cada niño es absoluto:

¡Que nadie influya en él ni lo obligue!

¡Que la semilla crezca en campo limpio!

Al madurar su mente

madurará el fruto:

¡determinado por sí mismo, diseñado por sí mismo”]

(Aleister Crowley, “On the Education of Children” , The Revival of Magick)

Ahora acerquémonos en el tiempo a Robert Anton Wilson, el genial escritor y psiconauta, cuya mayor aportación, la misma que la de Sócrates, es hacernos pensar por nosotros mismos, esta vez con alta conciencia de cómo funciona el cerebro humano, ese poderoso instrumento capaz de transmitirse y reflejarse en el universo —al menos en el universo que percibimos.

«El cerebro de la humanidad ha sido lavado por Aristóteles por los últimos 2500 años. La creencia, inconsciente, no del todo articulada, de la mayoría de los occidentales, es que existe un mapa que representa adecuadamente la realidad. Por pura buena suerte, todo occidental cree que tiene un mapa que encaja. La ontología de guerrilla, para mí, involucra estremecer esa certidumbre.

»Cada modelo que construimos nos dice más sobre nuestra mente que sobre el universo […], el universo es más grande que cualquiera de nuestros modelos […], cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo (la mente humana)».

Robert Anton Wilson hace referencia a la lógica aristotélica que dictamina y horada en la profundidad de la mente humana un modelo unívoco, como unas gafas cul-de-sac sobre nuestros ojos, en el que si una cosa es algo, por definición no es todo lo demás (lo que en inglés se conoce como el either or).

«”Es”, “es” “es” —la idiotez de esta palabra me persigue. Si fuera abolida, el pensamiento humano podría empezar a tener sentido. Yo no sé lo que “es” nada; solo sé lo que me parece a mí en este momento.

»La certidumbre solo es posible para las personas que tienen una sola enciclopedia», dice Robert Anton Wilson.

Más allá de que la física cuántica indica que la luz puede ser una onda y una partícula, que un gato puede estar vivo y muerto —y esto debe de tener implicaciones en nuestra macro-realidad—, lo vital aquí es que en el plano educativo, bajo el gran mito de la objetividad, se nos infunde una creencia undimensional y excluyente de las cosas que va confundiéndose con la realidad. No soólo le decimos al niño que una pelota es una pelota nada más (y no un planeta), le decimos que algo es bueno o malo y lo que es posible y lo que no es posible (pero eso que es malo, que es imposible y solo es una pelota, es solo para nosotros).

«Todos los niños nacen desnudos, hambrientos y con una inmensa curiosidad. Ser padre consiste básicamente en seguirlos por la casa y decirles “no te metas eso en la boca” […], solo porque el sistema oral de biosobrevivencia se enciende después del nacimiento y lo primero que quieren es el pecho de su mamá y lo segundo que quieren es probar el resto del mundo para saber si sabe tan bien como los pechos de su mamá […]. Y luego empiezan a hacer preguntas […].

»La función del sistema educativo estatal es detener esto […]. Si tuviéramos una población adulta que hubiera mantenido la curiosidad de los niños pequeños, las personas irían por todos lados intentando saber las cosas por sí mismas, y tal curiosidad desmoronaría el edificio de la sociedad moderna», señala el gran humorista de nuestra época, Robert Anton Wilson (simplemente no matar la curiosidad ya sería un logro monumental para la educación).

La educación es la forma básica en la que la autoridad asegura que se mantendrá en el poder y que el mundo que ha proyectado seguirá existiendo. Puesto que una generación que ha sido educada a experimentar las cosas por sí misma —por consiguiente a cuestionar las cosas que le dicen los demás— y que busca simplemente expresar lo que piensa y hacer lo que quiere, seguramente no tendrá mucha consideración por lo que le dice la autoridad, por su administración “de milagros y misterios”, y no reparará en trasponer sus espectrales límites de control. Y entonces no solo correrá peligro la autoridad, sino el mundo entero que sustenta y se reproduce al ser repetido por las masas a las cuales les ha sido implantado tautológicamente. La realidad de este mundo podría empezar a desvanecerse, a agrietarse, y en esos espacios en blanco, de vacío radiante, podría empezar a consolidarse una nueva realidad.

Por último regresemos a la eterna máxima labrada como una joya gnóstica en el oráculo de Delfos, en cuyo dintel se dice que estaba inscrito: “Conócete a ti mismo”. Misma frase recuperada de manera pop-inspiracional en la película The Matrix. Esta máxima encierra (o libera) la clave de la conciencia humana, desde el génesis hasta el siguiente eón (el del niño, el de Horus, el hijo de la pareja sagrada). Conócete a ti mismo y conóceras al universo. “Haz lo que quieras”, como decía Crowley, y harás lo que el universo quiere.

«Cuando hacemos la voluntad de nuestro Ser verdadero, inevitablemente estamos haciendo la voluntad del universo. En la magia esto es visto de manera indistinta: que cada alma humana es de hecho el alma del universo en sí mismo. Y siempre y cuando estés haciendo lo que el universo quiere, entonces será imposible hacer algo mal».

Alan Moore, The Mindscape of Alan Moore.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Vida secreta de Jobs

Parece ser que Walter Isaacson, periodista y presidente actual de Teach For America y de la Junta de Gobernadores de Radio Difusión, además de United Airlines, la Universidad de Tulane, supervisores de la Universidad de Harvard, la Fundación de la Familia de Bloomberg y la Sociedad de Historiadores de América, se ha interesado, supongo que dada la relevancia que ha tenido Jobs tanto a finales del siglo XX como de éste, en realizar un ensayo en la edición digital de Time y la publicación del mismo en la revista el 17 de octubre de 2011.

Las únicas referencias de su intimidad con Jobs fueron declaradas por él mismo y según dice estuvo en su casa hace unas semanas donde lo encontró dolorido y débil aunque con “la mente aguda y humor radiante”.

No sabemos qué de cierto hay en todo ello, pero la cuestión es que va a publicar también un libro sobre él donde desvelará puntos desconocidos de su vida. En fin… siempre aparecen estos personajes cuando ya el protagonista ha desaparecido.

Se ha empezado a divulgar una especie de vida secreta en la que nos dice:

Jobs fue adoptado por una familia de Sillicon Valley, Paul y Clara Jobs, junto a los que siempre asegura que pasó una “infancia feliz”. Su padre fue el sirio Abdulfattah John Handali, y su madreJoanne Simpson. Ella quedó embarazada cuando estaban estudiando sus carreras en la universidad por lo que decidieron darle en adopción. Luego se casaron y tuvieron otra hija, Mona, que contrajo el apellido materno porque el padre las abandonó a ella y su madre.

Jobs quiso saber más tarde cuáles fueron sus orígenes, contratando a unos detectives que rastrearon su vida antes de ser adoptado. Conoció a su madre y su hermana, y cerró un capítulo que le afectó y superó. Sin embargo Jobs nunca perdonó a su padre que renegara de él siendo estudiante y luego abandonara a su madre y su hermana.

Sin embargo, Jobs, en su época universitaria vivió la misma experiencia de su padre con Chris-Ann Brennan con quien tuvo una hija, Lisa, a la que no quiso reconocer abandonándolas a las dos. Más tarde cedió, en una etapa tormentosa de su vida, y cerró este otro capítulo poniendo el nombre de Lisa a uno de los primeros ordenadores de Apple. En la etapa de Jobs como gran seductor, algo que fue toda su vida aunque luego con las audiencias de sus presentaciones, se le atribuyen relaciones con la cantante Joan Baez y la actriz Diane Keaton.

El papel de Laurene

La vida de Jobs cambió definitivamente en el marco de la Universidad de Stanford -muy importante para él- porque allí conoció a su esposa, Laurene Powell Jobs, con la que tiene otros tres hijos, el amor definitivo de su vida. Se casaron por el rito budista tras un flechazo que Jobs, siempre hermético, contó con detalle.

Todo esto quedará plasmado en el libro de Isaacson, ex-editor jefe de la revista Time, que se adelantará al próximo 24 de octubre bajo el simple título de Steve Jobs. Isaacson, a través de entrevistas y declaraciones ha reconstruido la aventura humana y profesional del cofundador de Apple con su visión de la informática, la música y la telefonía móvil. Un libro sobre la vida electrizante del exCEO de Apple y cofundador de Pixar que ya se quiere convertir en película.

El precedente de esta nueva película será el film sobre la creación de Apple y el meteórico ascenso de Jobs antes del estallido del iPod. Fue en 1999 el film Piratas de Silicon Valley. Dirigida por Martyn Burke (El protector) y basada en el libro de Paul Freiberger & Michael Swaine, Fire In The Valley: The Making of The Personal Computer, relata la historia de Apple y Microsoft a través de los ojos de sus propios fundadores: Bill Gates y Paul Allen por parte de Microsoft y Steve Jobs y Steve Wozniak del lado de Apple.

Supongo que todo este comercio sobre su vida no se lo tomaría a mal Jobs que fue siempre además de un gran creador, un publicista y negociante de primara clase.

Posted in Uncategorized | Leave a comment